Qué visitar / Zonas de interés / Horta-Guinardó

Horta-Guinardó

El distrito de Horta-Guinardó, el tercero más extenso de la ciudad, está situado en el noreste de Barcelona, entre los de Gràcia y Nou Barris, y se caracteriza por su relieve accidentado con montañas, colinas y valles. Sus abundantes zonas verdes lo convierten en uno de los espacios más atractivos para aquellos que buscan disfrutar de la calma y el aire libre.

Su historia, con referencias documentales del año 965, empieza en el antiguo valle de Horta -conocido ahora como valle de Hebrón-, que está donde se desarrolló el municipio del mismo nombre hasta que fue agregado, como Gràcia, Sants, Sant Martí, etc., a Barcelona. En el caso del municipio de Horta su anexión sucedió algo más tarde, en 1904. Era una zona básicamente rural y se urbanizó principalmente en los años 50 del siglo XX, con población inmigrada de Cataluña y del resto de España.

Escondidos entre las pendientes de estos barrios podremos descubrir auténticas joyas de la arquitectura y el arte de vanguardia de Barcelona, como el Pabellón de la República o la escultura "Poema visual", de Joan Brossa. Y, en contraste, en el núcleo antiguo, puede disfrutarse de placitas y callejuelas que recuerdan el pasado rural y de pueblo independiente, como la Plaça d'Eivissa y sus alrededores o los lavaderos de Horta, en la calle Aiguafreda.

Además de equipamientos sanitarios de primer orden como la ciudad sanitaria de la Vall d'Hebron o las Llars Mundet, el distrito tiene destacadas áreas verdes y zonas de ocio tales como una parte del Parc de Collserola; el Parc dels Tres Turons, con el espectacular Mirador del Turó de la Rovira, una atalaya natural (262 metros de altura) que ofrece una panorámica de 360º sobre la ciudad al completo y que tiene el valor añadido de poder visitar las baterías antiaéreas que allí se instalaron para defender la ciudad de los bombardeos de la aviación fascista durante la Guerra Civil; o el magnífico Parc del Laberint, de fines del siglo XVIII, con un jardín de diseño neoclásico que presenta un estanque y un laberinto clásico de cipreses podados con un intrincado recorrido.

También os puede interesar