Qué visitar / Zonas de interés / Ciutat Vella / Barri Gòtic / Iglesia Sant Felip Neri

Iglesia Sant Felip Neri

La iglesia de Sant Felip Neri se levanta discreta en un rincón escondido del Barrio Gótico, una placita de aires románticos que ostenta el mismo nombre. En la fachada, de estilo barroco pero austero, descubrimos impactos de metralla. Las obras de restauración y limpieza quisieron conservar este testimonio doloroso de la Guerra Civil.

La iglesia de Sant Felip Neri nacía como dependencia del convento de los "felipones", que se establecieron en este lugar en 1673. Unos años más tarde, hacia 1750, quedaba construida la iglesia barroca, uno de los pocos ejemplos de este estilo que hay en Barcelona. Se trata de un edificio de una sola nave con crucero y ábside rectangular, en la que destacan las capillas laterales con altares neoclásicos y pinturas de Joan Llimona. La fachada principal es de líneas simples y queda coronada en el cuerpo central por un acabado semicircular. La preside la figura del Santo. Sin embargo, son los sorprendentes agujeros abiertos en la pared del edificio lo que llama más la atención. Estas heridas cicatrizadas en la piedra de Sant Felip Neri nos recuerdan como en enero de 1938, en plena Guerra Civil, un bombardeo aéreo acabó con la vida de 42 refugiados que se escondían en el subterráneo del convento. La mala suerte hizo que aquella bomba cayera justo encima de aquel refugio. Muchos de los muertos fueron niños.

La dureza de este recuerdo contrasta hoy con la paz de un rincón recogido y arropado por los árboles. Una fuente en medio de la plaza refresca este espacio donde también se levantan las casas de los antiguos gremios de caldereros y de zapateros.

También os puede interesar