Enjoy Barcelona / Enjoy Barcelona / Navidad en Barcelona: ni te imaginas la de sorpresas que te esperan

Navidad en Barcelona: ni te imaginas la de sorpresas que te esperan

Días de amor, unión familiar, paz, recogimiento… el espíritu navideño puede que sea universal, pero no pasa lo mismo con las tradiciones. En Catalunya y Barcelona seguro que te sorprenden toda una serie de ritos y costumbres diferentes y únicas. ¿Vamos a conocerlas?

El mercat de Santa Llúcia: ¡un mercado que data de 1786!
El día 13 de diciembre se celebra el día de santa Llúcia, patrona de la vista (de ahí la expresión "¡Que Santa Llúcia te conserve la vista"). Un poco antes, el 25 de noviembre, empieza el mercado que lleva su nombre, alrededor de la catedral.
¿Y qué puedes encontrar allí? Desde luego, verás pocos Papás Noel. Lo que sí encontrarás todos los elementos que conforman el nacimiento tradicional que los barceloneses ponen en sus casas: musgo, figuras, pastores, casitas, árboles, "caganers"… También se exhiben adornos para el árbol, muérdago de la suerte, y los tions, que son nada más y nada menos que troncos con ojos y barretinas. El día de Navidad o la vigilia los niños y niñas le hacen "cagar" dándole golpes con un palo. El tió "cagará" regalos, dulces y turrones. ¿Sorprente? Quizás, pero también muy divertido.

Caga Tió

Pesebres y "caganers"
Mucho antes de que la costumbre de adornar el árbol llegara a Catalunya, aquí la tradición consiste en montar una representación en miniatura de la escena del nacimiento, con Jesús en el pesebre y la adoración de los pastores y los Reyes Magos. Estas escenas pueden verse también en escaparates, iglesias y establecimientos, e incluso se monta cada año un pesebre espectacular en la Plaza de Sant Jaume. En ninguno de ellos puede faltar la figura del "caganer", un pastor que está defecando y que se sitúa escondido en medio de la escena. Hoy en día existen mil y un modelos, algunos con los rostros de celebridades, que lo convierten en la figura estrella del pesebre.

Mercado de Navidad de la Sagrada Familia
Justo delante del templo de Gaudí se sitúa también un mercado navideño como el de Santa Llúcia pero más pequeño. Allí también podrás encontrar todo tipo de adornos y elementos del pesebre, así como actividades relacionadas con la Navidad y los niños, como la entrega de la carta al paje real de los Reyes Magos, talleres de farolillos o "Caga-tions" populares. ¡Vivirás la iglesia más famosa de Barcelona teñida de espíritu navideño!

Els Pastorets: la obra teatral navideña de origen popular.
Pocos ciudadanos encontrarás que no hayan representado alguna vez o asistido a una función de Els Pastorets. Se trata de una obra teatral típicamente navideña que habla del nacimiento de Jesús combinado con la lucha del bien y el mal mediante ángeles y demonios. Su origen es medieval pero se popularizó a finales del siglo XVII. Encontrarás representaciones de Els Pastorets en muchos lugares como centros cívicos, parroquias o teatros.

28 de diciembre: los Santos Inocentes
El día 28 de diciembre es un día muy divertido en Catalunya porque se trata de un día en el que se realizan bromas e inocentadas: ¡incluso los diarios publican falsas noticias! Ese día existe la tradición (aunque cada vez menos extendida) de colgar "llufas" (siluetas recortadas de una persona) en la espalda de la gente para que la luzcan sin darse cuenta, así que ¡mira detrás de ti!

La Misa del Gall y el "Cant de la Sibil·la"
A media noche del día 24 o el mismo día de Navidad, la tradición católica celebra la llamada "Misa del Gallo", y se imparte en todas las parroquias de la ciudad. Una celebración musical muy especial de nochebuena es el "Cant de la Sibil·la", un canto gregoriano de la época medieval que interpreta a capela un niño o una mujer vestidos de sibila. Es muy popular en Barcelona y lo podrás escuchar tras la misa del Gallo en la Catedral, en la basílica de Santa María del Mar o en la iglesia de la Bonanova.

Escudella

Y para comer… escudella y carn d'olla
La escudella y carn d'olla es una sopa tradicional que se come el día de Navidad. Se trata de un plato típico de invierno en el que encontramos de primero una sopa de "galets"(una pasta en forma de cesto o capazo) y un segundo en el que se sirven tanto las hortalizas como la carne (butifarras y carne picada en forma de albóndigas –pilota-) con las que se ha hecho la sopa. En la mesa navideña no puede faltar tampoco ni el cava ni los turrones y las neulas. También es tradición comer canelones el día después de Navidad (Sant Esteve), que en teoría se han elaborado con las sobras de la escudella. Muchos restaurantes ofrecen este menú en los días previos a Navidad, así que no desaproveches la ocasión y pruébalo. Te va a encantar.

Campanadas de Fin de Año.
Si estás en Barcelona en fin de año, no puedes dejar de celebrar la llegada del nuevo año con la tradición de las uvas. Tienes que hacerte con 12 y tomarte una con cada campanada de medianoche. Puedes hacerlo en familia o en la celebración de Fin de Año que se organiza en la Avenida María Reina Cristina. Se trata de un Fin de Año Mediterráneo lleno de música, luz, agua y fuego.Y si estás atento el último día del año, quizás veas pasar al imaginario “Home dels Nassos”, (El Hombre de las Narices), que tiene tantas narices como días tiene el año y que vuelve locos a los niños tratando de verlo pasar por la calle.

Los Reyes de Oriente: una fiesta mágica
Pero sin duda el día más esperado (o mejor dicho, la noche más esperada) por todos los niños y niñas de la ciudad es la noche de los Reyes Magos. La ciudad se viste de gala la víspera, el 5 de enero, para recibir a sus majestades, que desfilan por las calles del centro de la ciudad acompañados de comparsas y caravanas decoradas y con desfiles de música, teatro, malabares… Los niños y niñas que aún no hayan entregado las cartas con sus peticiones podrán hacerlo entonces. Los días previos, los pajes de sus Majestades se apostan en diversos puntos de la ciudad para recoger las misivas y hacérselas llegar a los Reyes.

Reis

Los establecimientos y centros comerciales trabajan activamente la vigilia del día de Reyes para ayudarles a proveerse de todos los regalos necesarios. En los laterales de la Gran Vía de les Corts Catalanes, entre las calles Muntaner y Calàbria se monta un mercado ambulante nocturno, la Fira de Reis donde sus majestades encontrarán los regalos de última hora. El 6 de enero, día festivo, pequeños y mayores podrán disfrutar de un día mágico y de otra tradición muy dulce: el roscón de Reyes (tortell de Reis); un pastel en forma de anilla con pasta de bollo, relleno de mazapán y con fruta escarchada de decoración. En su interior esconde dos figuras: un pequeño rey y una fava (haba). Quien encuentre el rey se pondrá la corona. Quien encuentre el haba… ¡pagará el pastel! Aunque sea tu caso, créenos; habrá merecido la pena.

Sorprendente, ¿verdad? Ahora ya puedes vivir la Navidad como un auténtico barcelonés o barcelonesa. ¡Felices Fiestas! o, como decimos en Cataluña, Bones Festes!

También os puede interesar