Qué visitar / Zonas de interés / Eixample / Estació del Nord y Glòries / Museos de artes aplicadas / Museu del Disseny de Barcelona - Disseny Hub Barcelona
  • Museu del Disseny de Barcelona

Museu del Disseny de Barcelona - Disseny Hub Barcelona

El Museu del Disseny conserva un vasto patrimonio —más de 70.000 objetos— producto de la integración de las colecciones del otros museos (Museu de les Arts Decoratives, Museu de Ceràmica, Museu Tèxtil y d'Indumentària y Gabinet de les Arts Gràfiques).

El Museu del Disseny, basado en el discurso «De las artes decorativas al diseño», es un museo consagrado a la cultura del objeto, al objeto, frecuentemente del entorno cotidiano, a su concepción, a su proceso de fabricación, a su uso y difusión, a su caducidad estética y/o funcional y a su musealización, todo ello desde la lectura del siglo XXI.

El Disseny Hub Barcelona promueve el diseño y las industrias creativas de la ciudad y alberga el Museo del Diseño, el Barcelona Centro de Diseño (BCD) y el Fomento de las Artes Decorativas (FAD). El edificio, proyecto de MBM Arquitectes, consiste en una estructura longitudinal con una parte semisótano y otra por encima del nivel de los 14,5 m. La parte subterránea del edificio acoge espacios de conservación y documentación, investigación y actividades educativas, oficinas, biblioteca y el bar-restaurante. La parte de superficie tiene forma de paralelepípedo cortado al sesgo con voladizo hacia la plaza, y acoge los espacios expositivos, el salón de actos y el auditorio. Un lago exterior hace de vínculo entre ambos niveles. El exterior consta de placas de zinc y vidrio, que otorgan al conjunto un aspecto industrial con reflejos metálicos. Destaca la instalación lumínico-acústica realizada por David Torrents en la que, a través de su voz, se acciona un grafismo luminoso realizado con leds sobre el pavimento.

El edificio Disseny Hub Barcelona presenta un alto grado de calidad ambiental y de sostenibilidad, gracias a un sistema de suficiencia energética: una pérgola fotovoltaica, climatización mediante la red urbana de calor y frío, y adaptación a la topografía para aprovechar las acumulaciones de energía de tierra y reducir la demanda de climatización. El resultado es una reducción del consumo de energía del 70%. Dispone de la clasificación A de sostenibilidad, que le sitúa entre los edificios de la ciudad más eficientes.

También os puede interesar