Qué visitar / Zonas de interés / Ciutat Vella / Barri Gòtic / Basílica de Santa Maria del Pi

Basílica de Santa Maria del Pi

Desde muchos puntos del Barrio Gótico de Barcelona puede oírse el repicar de la Antònia, la campana más grande de las seis que coronan el campanario octogonal de la iglesia de Santa Maria del Pi. Acerquémonos a descubrir entre las pintorescas plazas del Pi y de Sant Josep Oriol la iglesia de Santa Maria.

A pesar de haber antecedentes de la parroquia desde el siglo V, el edificio actual se construyó entre 1319 y 1391. El estilo gótico catalán de Santa Maria del Pi presenta una sola nave rodeada de capillas laterales abiertas entre los contrafuertes. La bóveda de crucero, una de las más espaciosas del país, cierra el recinto y le da inmensidad. Cuatro de las vidrieras de la iglesia son originales de uno de los mejores vidrieros del barroco catalán, Josep Ravella. El rosetón, el más grande de Cataluña, es una copia exacta del original del siglo XIV. La reproducción la llevó a cabo Josep Maria Jujol, mano derecha de Antoni Gaudí, después de su destrucción durante la Guerra Civil (1936-1939). En el interior se conserva la imagen gótica de Nuestra Señora del Pi, del siglo XIV.

Visita la nave, las capillas adyacentes y los espacios museísticos, donde se encuentra una importante colección de orfebrería y unos excepcionales escudos funerarios medievales, únicos en Catalunya. Sube al campanario desde donde disfrutarás de una de las mejores vistas de Barcelona. O déjate llevar por los conciertos en directo que se celebran en la iglesia.

Dicen que en este lugar había del Barri Gòtic de Barcelona un bosque de pinos y, de hecho, delante de la iglesia aún podemos contemplar un ejemplar. En el lateral, el portal del Avemaría permite ver algunos elementos románicos de la iglesia anterior. En la iglesia de Santa Maria del Pi de Barcelona descansan los restos de muchos miembros de la nobleza de Barcelona y del santo más barcelonés, Sant Josep Oriol, que fue sacerdote en esta afamada Iglesia.

Déjate seducir por el encanto de las plazas del Pi y Sant Josep Oriol donde, además, una cuarentena de pintores exponen sus obras cada fin de semana.

También os puede interesar