Qué visitar / Itinerarios por días / Dos días en Barcelona

Dos días en Barcelona

El primer día, una buena idea puede ser salir y empaparse de Modernismo. Para ello, coge por la mañana el Barcelona Bus Turístic rumbo a la Sagrada Família, donde descubrirás el riquísimo significado simbólico de la obra maestra de Gaudí. Justo delante, en la Avenida que lleva su nombre, encontrarás El Recinte Modernista de Sant Pau, un espacio para descubrir obra del arquitecto modernista Lluís Domènech i Muntaner. Más adelante, en el Park Güell, encontrarás la clave del juego gaudiniano entre naturaleza y arquitectura. A la hora de comer, el barrio de Gràcia se convierte en una magnífica opción: ya verás cómo te sorprende su carácter de barrio toda la vida, su extensa oferta de restaurantes de todo el mundo y la combinación de tiendas artesanas y de diseño.

Por la tarde, a las 16 h, el Barcelona Walking Tours Modernisme te brinda una excelente ocasión para disfrutar de una visita guiada por el Passeig de Gràcia y el Quadrat d'Or. Verás edificios como Pedrera y la Casa Batlló, de Gaudí, y otros de arquitectos como Domènech i Montaner y Puig i Cadafalch, en un recorrido que te acerca a esta especie de museo modernista al aire libre. Por la noche disfrutarás del carácter más moderno de Barcelona si cenas en el Born. Allí podrás contemplar Santa Maria del Mar, y dejarte atrapar por un barrio que combina maravillosamente el encanto medieval con los bares y restaurantes más "in" de Barcelona.

Al día siguiente puedes perderte por el Barri Gòtic hasta las 11, hora en que te recomendamos ir "abriendo boca" con un Barcelona Walking Tours Gourmet si es viernes o sábado. Se trata de un paseo que te permitirá saborear Barcelona a través de una ruta gastronómica por Ciutat Vella que incluye descubrir el encanto del Mercado de la Boquería, visitar alguno de los establecimientos más emblemáticos y antiguos de Barcelona, deleitarte en las famosas chocolaterías del carrer Petritxol y degustar productos típicos de la cultura culinaria de Barcelona. Una vez terminado el paseo, aprovecha para dejarte seducir por algunas de las joyas arquitectónicas del Barri Gòtic como la Catedral, en la Plaça Nova, el conjunto de edificios de la Plaça del Rei, los edificios civiles y políticos de la Plaça Sant Jaume, y el encanto medieval de los alrededores de la Plaça del Pi. Desde allí, estás muy cerca de la arteria comercial del Portal de l'Àngel, ideal para realizar algunas compras y recuperar fuerzas en alguno de los restaurantes de la zona. Por la tarde, te invitamos a seguir visitando el norte de la ciudad con el Barcelona Bus Turístic: mientras descansas, podrás admirar desde tu asiento edificios tan emblemáticos como el Monestir de Pedralbes o el estadio del Futbol Club Barcelona. Como colofón a tu estancia, ¿qué tal cenar en el Port Vell disfrutando de la brisa del Mediterráneo? Puedes terminar tu noche allí mismo, en el Maremàgnum, una zona de ocio llena de locales y diversión. Quizás acabes algo cansado, pero seguro que habrá merecido la pena.

También os puede interesar