Qué visitar / Zonas de interés / Gràcia i Park Güell / Casa Vicens

Casa Vicens

La Casa Vicens (1888) de Barcelona se levanta en el tranquilo barrio de Gràcia, como un oasis insólito de aroma oriental y mudéjar, cubierto de espectaculares baldosas verdes y blancas. Se trata de la primera obra importante de Gaudí, en la que el arquitecto siguió la moda orientalizante de la época mientras indagaba en su propio estilo.

No es casualidad que Manuel Vicens Montaner, quien encargó esta obra al joven Antoni Gaudí, fuera precisamente un fabricante de baldosas. Éstas toman un protagonismo singular en combinación con la estructura de piedra y ladrillo rojo del edificio de la Casa Vicens, en el barrio de Gràcia de Barcelona. Gaudí diseñó las baldosas estampadas tomando como modelo las damasquinas (Tagetes Patula) que crecían en la misma finca, iniciando su costumbre de utilizar la naturaleza como inspiración y modelo. Pero si miramos más allá de la decoración, podremos adivinar tanto el estilo historicista mudéjar como las formas de inspiración india y japonesa. Podemos fijarnos en el tratamiento especial de los ángulos del edificio, escalonados para evitar la rigidez clásica. Este exotismo oriental provocaba entusiasmo entre la élite de la época de Barcelona. No debería extrañarnos, pues, que esta primera obra de Gaudí fuera aplaudida con más fervor del que recibirían, años más tarde, obras hoy tan emblemáticas como "La Pedrera".

La Casa Vicens es un edificio particular, de forma que no podremos visitar su interior; pero sí contemplar todo el exterior y admirar la reja de hierro colado con motivos vegetales, tan característica de la obra gaudiniana. Gaudí la diseñó tomando modelos de barro de las vistosas hojas del palmito del jardín.

También os puede interesar