Qué visitar / Zonas de interés / Sants-Montjuïc / Parc de Montjuïc / Castillo de Montjuïc

Castillo de Montjuïc

Sobre una atalaya que mira al puerto a 173 m de altura, el Castillo de Montjuic observa la ciudad con unas vistas formidables. Hoy en día es un lugar pacífico, pero el recuerdo de la historia de esta fortaleza perdura en la memoria de Barcelona como símbolo de la represión y también de la lucha de la ciudad en diversas fases de la historia.

La cima de Montjuïc es un enclave idóneo para la defensa, ya que cuenta con 360º de vistas sobre el terriotorio. Sin embargo, no fue hasta la Guerra de los Segadores del año 1640 cuando la ciudad construyó un recinto militar en el lugar donde había una torre de vigilancia. Esta primera fortaleza pasó a ser propiedad real en el año 1652, convirtiéndose poco después en uno de los principales protagonistas de la Guerra de Sucesión, entre 1705 y 1714.

A mediados del siglo XVIII, el ingeniero militar Juan Martín Cermeño se encargará de la remodelación del recinto, muy dañado durante la guerra. Es en esta época cuando el castillo adoptará el aspecto que conserva hasta hoy. La ciudad de Barcelona ha sido bombardeada desde el castillo en diversos momentos de su historia, que también ha tenido funciones de prisión. El 15 de octubre de 1940 muere allí fusilado el presidente de la Generalitat de Catalunya Lluís Companys. Hasta 1960 el castillo se mantiene como una prisión militar y a partir de entonces se cede a la ciudad bajo la gestión del ejército de tierra. Tres años más tarde Franco inauguraba allí un museo de armas. Actualmente, desde el año 2007, el castillo de Montjuïc es propiedad del Ayuntamiento de Barcelona y, por tanto, de todos los barceloneses.

También os puede interesar