Port Vell

    El Port Vell nace donde mueren las Ramblas de Barcelona, con el monumento a Colón como emblema desde 1886. En la cima de la columna, situada a 50 metros de altura, un mirador ofrece vistas al mar y al famoso paseo. A un lado, las Drassanes Reials del siglo XIV nos brindan la opción de visitar el Museu Marítim de Barcelona, mientra que si nos acercamos al mar podremos ver en el Portal de la Pau el Pailebot Santa Eulàlia, un velero histórico original de 1918, bautizado con el nombre de la copatrona de la ciudad. Es aquí desde donde parten las tradicionales "Golondrinas", los barcos que ofrecen un paseo por las aguas del Port Vell.

    En este punto, la Rambla de Mar conduce al Maremagnum, el gran centro comercial, y por el otro lado toparemos con el Aquarium de Barcelona. El arte da color al Moll de la Fusta (Muelle de la Madera) en forma de una vistosa escultura del artista pop norteamericano Roy Lichtenstein, y aún en el Port Vell y ya tocando a la Barceloneta, el edificio de los antiguos Almacenes Generales del Comercio nos recuerda el pasado mercantil de la zona. Bajo el nombre de Palau de Mar, la construcción de obra vista aloja uno de los museos más interesantes de Barcelona, el Museu d’Història de Catalunya.

    Quan La Rambla arriba al mar, trobem el mirador de Colom, una oportunitat única d'admirar quasi des de l'aire aquesta artèria de vianants, verda i única.

    También os puede interesar