Qué visitar / Itinerarios por días / Dos días en Barcelona / Casa Batlló

Casa Batlló

El color y la fantasía de la Casa Batlló cautiva a los peatones del paseo de Gràcia. En pleno corazón de esta elegante calle y en continua disputa con las vecinas casas Amatller y Lleó Morera, la obra de Gaudí manifiesta el esplendor de un arquitecto que trabajó aquí con total libertad creativa, Antoni Gaudí.

El arquitecto Antoni Gaudí aprovechó la reforma de un edificio del Passeig de Gràcia de Barcelona de 1875 para hacer una de sus obras más atrevidas. El esfuerzo imaginativo de Gaudí es clave en la dirección del proyecto, como lo es el trabajo decorativo de los artesanos que colaboraron, entre 1904 y 1906. Una sencilla ojeada da lugar a múltiples interpretaciones. Los círculos policromados de cerámica vidriada y fragmentos en quebradizo ("trencadís") de vidrios de colores, colocados con precisión, dibujan flores y nenúfares y juegan con los reflejos de la luz del sol. Este gran cuadro impresionista es visto a veces como la superficie del mar ondulante en medio del Passeig de Gràcia.

En el primer piso de la Casa Batlló, un gran balcón de piedra arenosa deja ver la elegante planta noble, mientras que los otros pisos muestran balcones con forma de máscaras. Y en lo alto, una piel escamada de cerámica y una torre encabezada por una cruz de cuatro brazos, podría recordar la leyenda de Sant Jordi con el dragón. En el interior de la Casa Batlló, la visita te descubre la planta noble, el patio de luces de cerámica, las dobles buhardillas nacidas de una secuencia de arcos catenarios y la azotea con chimeneas revestidas de colores. Una explosión de libertad creativa donde no falta, tampoco, el esfuerzo de Gaudí para hacer una casa funcional y moderna.

También os puede interesar