Enjoy Barcelona / Enjoy Barcelona / Bares para viajar en el tiempo
  • Copas Barcelona

Bares para viajar en el tiempo

Como ya mencionamos en Restaurantes con historia y En las cinco joyas escondidas del Raval, Barcelona está llena de bares y restaurante donde la historia permanece congelada. Os recomendamos otros por si os apetece huir del presente para aterrizar en el pasado, aunque sólo sea por muy poco tiempo.


Bar Núria
Situado desde 1930 en la Rambla frente a la mítica Font de Canaletes (Fuente de Canaletes), cruzar sus puertas es como emprender un viaje a los años 30 y aterrizar en aquella Rambla que no tenía horarios y estaba abierta las 24 horas del día. Dicen que cuando llegó la guerra civil española obligaron a sus propietarios a cerrar de noche, aunque no pudieron hacerlo porque nadie sabía dónde estaban las llaves. Un despiste lo tiene cualquiera.

Dirección: Rambla de Canaletes, 133
Cómo llegar: Plaça de Catalunya (FGC), Catalunya (L1, L3)


La Confitería
Situada en el Paral·lel, el Broadway de Barcelona, el espíritu de esta antigua pastelería y bombonería modernista, fundada en 1912, permanece intacto tanto en su interior como en su exterior. Podrás comprobarlo desde su fachada de hierro y vidrio hasta su interior donde en el antiguo mostrador de la confitería ejerce ahora de barra. Cada elemento decorativo mantiene esa atmósfera modernista de finales del siglo XIX, es más, puede que te hagan sentir como en la antigua París de Toulouse-Lautrec.

Dirección: Sant Pau, 128.
Cómo llegar: Paral·lel (L2, L3)


Grill Room
Fundado en 1902 por Flaminio Mezzalama, gerente en España de la marca Martini & Rosso. El local fue decorado por Ricard Capmany, modernista de la época, y regentado por numerosos barceloneses que venían a degustar el vermut de la casa, el símbolo y el tesoro mejor guardado de la casa y una de las joyas del barrio gótico. Ahora también tiene un comedor, así que sí con el vermut os entra hambre podéis comer allí también.

Dirección: Escudellers, 8
Cómo llegar: Liceu (L3)


El Paraigua
La antigua tienda Gallés, dedicada a la venta de paraguas y abanicos fue fundada en 1902, sin embargo, en 1967 el edificio fue derribado. El propietario trasladó todos los elementos ornamentales y de decoración a otro establecimiento muy cerca de la Plaça Sant Jaume. El alma modernista de su antigua tienda le sirvió para decorar lo que fue su nuevo bar en 1968. Si entras verás que desde el techo, la lámpara, los apliques hasta la caja registradora esconden décadas de historia tras un encanto especial. No os perdáis la barra, es la joya de la corona.

Dirección: Pas de l'Ensenyança, 2
Com arribar-hi: Liceu (L3), Jaume I (L4)


Café de l'Òpera
Abrió sus puerta en 1929 en plena Rambla y aprovechando la fama y la belleza de la antigua Chocolatería La Mallorquina, uno de los locales más elegantes de la ciudad por aquel entonces y punto de encuentro de la aristocracia y alta burguesía barcelonesa. El local fue restaurado por el arquitecto Antoni Moragas y forma parte del patrimonio histórico de la ciudad. Se dice que en sus mesas se han sentado clientes como el Rey Alfonso XIII, además de políticos, pintores y artistas famosos.

Dirección: Rambla, 74
Cómo llegar: Liceu (L3)

También os puede interesar